El alcalde de Monzón, Fernando Heras, rechazó ayer la propuesta de diversos partidos políticos catalanes de crear una subsede del Museo Diocesano de Lérida en la localidad oscense de Fraga y destacó que el Obispado de Barbastro-Monzón ya tiene decidido el lugar de ubicación de los bienes de las parroquias reclamados a la diócesis ilerdense.

En un comunicado, Heras instó a las formaciones políticas a no abrir nuevos debates en torno a los bienes al constituirse en un asunto que concierne "estrictamente" al ámbito religioso y sobre el que los tribunales eclesiásticos ya se han pronunciado para ordenar la devolución a la diócesis aragonesa de las piezas solicitadas.

RECHAZO A POLITIZAR EL LITIGIO "Las sentencias del Vaticano son bien conocidas y acudir a la vía de los tribunales civiles o politizar la discusión para eternizarla sólo puede restar solidez a las relaciones de convivencia de dos comunidades vecinas, Aragón y Cataluña", advirtió el edil montisonense.

Heras valoró de los partidos políticos catalanes su "interés" por el destino definitivo de los bienes a devolver por la Diócesis de Lérida, y agradeció la preocupación de sus responsables por buscar una solución "salomónica" que contente a las dos partes en conflicto, pero señaló que con su propuesta "caen de nuevo en el error de inmiscuirse en lo que no les compete".

El alcalde de Monzón recuerda que la diócesis aragonesa ya decidió el lugar de ubicación de las piezas, en un conjunto museístico que tendrá sedes en el Palacio Episcopal de Barbastro y la Casa de Servicios Diocesanos de Monzón, y destaco también que no hay "nada que decidir ni cabos por atar, salvo conocer la fecha exacta en la que serán devueltas las piezas a sus legítimos propietarios".