El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, está dispuesto a paralizar la expropiación del Club Náutico y negociar un acuerdo con los propietarios, pero la condición que exige es la cesión inmediata del terreno para iniciar su remodelación y no demorar más el arreglo de este tramo de la ribera del Ebro, que podría no estar listo para la Expo 2008.

Hace unos días, la junta directiva del Club Náutico presentó una propuesta al ayuntamiento para alcanzar un pacto que frenase los procesos de expropiación y desahucio iniciados por el consistorio. "Si se acepta la ocupación, todo es negociable. Si no queda absolutamente clara, no tiene sentido iniciar conversación alguna puesto que está la expropiación en marcha", dijo Belloch.

El alcalde recordó que la reforma del club para convertirlo en un mirador del Ebro forma parte del plan de riberas impulsado para la Expo 2008 y, por tanto, no va a aceptar su demora o paralización. "Estoy dispuesto a aceptar la paralización, por motivos de tráfico, de cualquier obra que no bloquee o retrase los proyectos Expo. Y esta afecta", dijo. Pero tendió un lazo: "Como antiguo juez en excedencia, siempre es mejor un arreglo que un pleito, aunque lo ganes"