El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, hizo ayer un llamamiento a la calma en Monzón y Fraga para evitar que surjan enfrentamientos con respecto a la futura sede de los bienes religiosos de la Franja. La polémica ha surgido ante la propuesta de varios partidos políticos catalanes de crear una subsede del Museo Diocesano de Lérida en Fraga. "Lo que nos importa es que cuanto antes Roma decida que se cumplan las sentencias", dijo el presidente.