El obispo de Lérida, Francisco Javier Ciuraneta, ha presentado ya un recurso en el alto tribunal eclesiástico de La Rota, solicitando que se pronuncie sobre la propiedad de las 113 obras de arte sacro que reclama el Obispado de Barbastro-Monzón al de Lérida.

Hace 15 días que el obispado tramitó el recurso que ya venía anunciando desde septiembre del 2005, cuando un decreto de la Congregación del Vaticano ordenó a Lérida el cumplimiento de un decreto de 1998 en el que se dio la razón a Aragón en su reclamación para que fueran devueltas las obras.

Paralelamente al proceso religioso, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell (PSC), defendió ayer un pacto entre Cataluña y Aragón y los obispados, argumentando que "siempre es mejor un acuerdo que un pleito". Al margen de las negociaciones, en el futuro de las obras pesará la moción que aprobó el Parlament en mayo, que obliga a la Generalitat a conservar la colección en el futuro Museo Diocesano y Comarcal y a mantener su unidad.

Así lo reconoció el obispo después de la reunión extraordinaria del Consorcio del Museo en la que se aprobó el proyecto museográfico de la entidad.

Respecto a los rumores que corren sobre una posible sentencia contraria a los intereses de Lérida, Ciuraneta dijo no saber nada. Igualmente, reconoció no haber hablado con su homólogo de Barbastro, Alfonso Milián, "desde hace mucho tiempo".

Por su parte, el conseller de Cultura, Ferran Mascarell, hizo un llamamiento al pacto, aunque reconoció que "en todos los pactos siempre ceden todas las partes pero eso es siempre así".

El responsable de Cultura no quiso entrar a valorar el próximo viaje del presidente Marcelino Iglesias a Roma y destacó que "cada uno tiene su tarea y decide cómo es mejor hacerla. El final de las piezas pasa por un acuerdo y un pacto entre los Obispados y todo lo que digo va dirigido a ese camino".