Unos harán viajar a Aragón a sus jefes de filas. Otros optarán por un acto íntimo en el partido. Y el resto se quedará a medio camino entre la reunión de la ejecutiva y el mitin-espectáculo, una modalidad cada vez con más arraigo en la comunidad, especialmente, entre los partidos de carácter nacional. De una u otra manera, las formaciones políticas diseñan su programa de presentación de candidatos electorales, un primer paso en la carrera electoral.

Algunos nombres ya se conocen. Otros se dan por sentado. Lo cierto es que solo el PP ha designado a sus primeros espadas electorales para la cita de mayo del 2007: Gustavo Alcalde para la DGA, Domingo Buesa para el Ayuntamiento de Zaragoza, Roberto Bermúdez de Castro para el de Huesca y Manuel Blasco para el de Teruel. Así lo ha aprobado la dirección nacional.

Pero sin parafernalia política alguna. Eso llegará ahora, antes de que acabe el año. Pretenden los populares organizar un gran acto de presentación de Alcalde en el que confían contar con Mariano Rajoy, que acaba de dejarse caer por Zaragoza a vivir las fiestas. El presidente del PP podría regresar pronto para respaldar al candidato a la DGA. También se prepara otro para Buesa, en el que podría estar algún otro dirigente nacional, del corte de Ángel Acebes. Está todo sin cerrar, pero los preparativos van por ahí.

La doble presentación de presidenciable y alcaldable es una estrategia electoral en sí: "Se aprovecha al máximo cualquier oportunidad para tener presencia social", explican fuentes populares.

De un extremo al otro

Nada que ver con los planes del PSOE, que aún no ha designado oficialmente candidatos. Los números uno repetirán, porque el partido decidió hace tiempo que ni haría primarias donde se gobierna ni se desharía de un cabeza de lista ganador, salvo fuerza mayor. Marcelino Iglesias será de nuevo la opción para el Gobierno aragonés y Juan Alberto Belloch, Lucía Gómez y Fernando Elboj, para los ayuntamientos de Zaragoza, Teruel y Huesca.

Estas designaciones se realizarán en los órganos de dirección del partido. Pero nada de fiestas de proclamación preparadas para la galería. Por el momento, y salvo que cambien de idea, prescindirán de actos de presentación y de dirigentes federales, que se quedarán para la precampaña y la campaña (además de para las agendas institucionales diarias).

CHA sí hará su convención de candidatos (una por provincia), pero hacia marzo. Por eso, en los meses anteriores aprovechará otros actos para ir dando a conocer a sus aspirantes. Los seis cabezas de lista --tres a las Cortes y tres a las capitales de provincia-- se elegirán el 4 de noviembre. Y participarán en celebraciones como la fiesta por el 20 aniversario del partido que tendrá lugar en diciembre. Chesús Bernal, Bizén Fuster y Antonio Gaspar parecen apuestas seguras. Queda por ver si Azucena Lozano quiere seguir al frente en Huesca (en el ayuntamiento o en el Parlamento) y qué pasa con Pepe Navarro y Ángel Sánchez.

El PAR ha elegido una fórmula más clásica, pero más arriesgada, como ya publicó este diario: un congreso que tendrá lugar en febrero y que servirá para dar un espaldarazo definitivo al presidente, José Ángel Biel, que puede ser doble candidato, al Gobierno aragonés y al Ayuntamiento de Zaragoza. Este cónclave podría dejar ver cuál será el rumbo del partido en la siguiente etapa, a la vista de los nombres que tomen protagonismo. Alfredo Boné, Miguel Ferrer, Arturo Aliaga, Javier Allué o Manuel Lorenzo Blasco siguen en las quinielas.

Y en IU preparan para finales de noviembre una convención programática en Zaragoza, en la que presentarán su programa (abierto a la participación ciudadana) y a sus candidatos, que previsiblemente estarán liderados por Adolfo Barrena y José Manuel Alonso. La formación da por hecho que habrá algún responsable federal en estos actos. "La dirección federal considera que en las tres capitales se recuperará terreno y quiere apostar por Aragón", aseguraron fuentes consultadas.

En ese sentido, se espera que Gaspar Llamazares esté en un acto contra la instalación en Zaragoza de un centro de operaciones de la OTAN, convocado por una plataforma, pero respaldado por IU. Y a finales de este mes, Javier Alcázar, responsable federal de Empleo, viajará a la capital para dar a conocer la postura sobre los presupuestos del Estado.

Con o sin fiesta oficial, a siete meses de las elecciones, comienza el espectáculo.