La muerte en accidente de un joven zaragozano de 21 años elevó ayer a cuatro el número de víctimas mortales registradas en las carreteras aragonesas durante el puente del Pilar. El siniestro ocurrió al salirse su vehículo de la calzada a la altura del kilómetro 286 de la autopista AP-68, en el término de Utebo.

El hecho fue descubierto sobre las nueve de la mañana de ayer por una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico, si bien el siniestro podría haberse producido horas antes. El fallecido, que trabajaba en una empresa de comunicaciones de la capital aragonesa, es Ignacio P. E., que conducía un turismo Opel Corsa con matrícula 7467-DGL.

Su vehículo se salió de la autopista por el lado derecho e invadió un campo colindante en el que volcó. El fallecimiento del conductor y único ocupante se produjo en el acto.

Los primeros indicios apuntan a que Ignacio P. E. se durmió al volante y perdió el control de su coche.

En lo que se refiere al accidente registrado en la tarde del pasado sábado cerca de Épila, ha podido determinarse la identidad de dos de las cinco víctimas. Uno de los tres fallecidos es el conductor, identificado como Lacatus G. A., de 32 años, mientras que el herido leve es Pintilie C., de 21 años. Todavía no ha sido posible determinar la identidad de los otros dos fallecidos y del herido grave, ya que todos los ocupantes del turismo, de nacionalidad rumana, viajaban sin documentación.

El siniestro pudo deberse a que el conductor del vehículo se durmió y perdió el control del vehículo, un utilitario con matrícula Z-2042-AV.

El coche se salió de la calzada sobre las siete de la tarde, se empotró en la cuneta y terminó colisionando con una arqueta de hormigón. Al parecer, el accidente tuvo tan trágicas consecuencias debido a que los ocupantes de los asientos traseros no llevaban puestos los cinturones de seguridad.

Se da la circunstancia de que la carretera en la que se produjo el siniestro, la A-122, que comunica Alagón con La Almunia, ya fue escenario de un accidente similar en marzo de este año. En esa ocasión fallecieron dos jóvenes cuyo vehículo también cayó en una arqueta de hormigón.