El PP de Valencia considera el trasvase de aguas del Ebro a Levante como algo "irrenunciable". Así lo aseguró ayer la secretaria general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Adela Pedrosa, para quien la cesión de una cuenca a otra es la "llave" para resolver el déficit hídrico de Valencia.

Al respecto, la secretaria anunció una batería de reuniones con las comarcas más afectadas por la sequía con el objetivo de elaborar un "mapa de necesidades y sensibilidades" y de que la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona "tenga negro sobre blanco la situación en la que ha dejado la comunidad".

Pedrosa afirmó en un comunicado que el PP "va a reivindicar cada segundo que queda hasta 2007 el agua que por justicia le corresponde".

Estas declaraciones contrastan con las efectuadas por el líder nacional del partido, Mariano Rajoy, que hace unos días visitó la capital aragonesa con motivo de las fiestas del Pilar y mostró abiertamente su apoyo a los miembros del PP en Aragón en la defensa del entierro del trasvase del Ebro y la necesidad de poner en marcha las obras que están contempladas en el Pacto del Agua en Aragón.