La actividad comercial en el aeropuerto de Zaragoza no para de crecer. La compañía aérea aragonesa Pla-Za Servicios Aéreos inició esta madrugada una línea regular de mercancías con el archipiélago canario, que se suma así a los vuelos del mismo tipo con los que se estrenó a Baleares el pasado mes de febrero.

El transporte aéreo de carga se está convirtiendo en una línea real de negocio en la capital aragonesa, dado que a las tres empresas que operan ya con regularidad --TNT, Caladero y Pla-Za Servicios Aéreos-- se podría sumar definitivamente Air France. Su división de carga lleva más de mes y medio probando una ruta semanal con París, que está a punto de consolidarse, según apuntaron ayer fuentes del sector.

El empuje del Gobierno de Aragón ha logrado que la empresa mixta Pla-Za se haya lanzado a cubrir su segunda línea de mercancías con Canarias, un destino con el que hasta ahora solo se fletaban vuelos desde Zaragoza por parte de los touroperadores.

Este servicio se cubrirá con un Boeing 727, un turboreactor de capacidad media --hasta 44.000 kilos-- muy extendido en todo el mundo y que tiene una autonomía de unos 4.000. Descargará a diario en los aeropuertos de Las Palmas y Tenerife Norte antes de regresar a la capital aragonesa. Llevará paquetería urgente y mercancía convencional.

SALTO CUALITATIVO El salto de actividad para Pla-Za Servicios Aéreos será cualitativo, dado que ahora opera un avión de mucha menos capacidad, un turbohélice Embraer, con Baleares y tiene otro que alquila para viajes de negocios.

Las citadas fuentes del sector apuntaron que Air France Cargo está satisfecha de la evolución de su vuelo semanal con París, donde opera desde el aeropuerto Charles de Gaulle. Su viabilidad está asegurada gracias a los voluminosos envíos de ropa que hace el gigante textil Inditex, que podrían ser definitivamente regulares y convertir Zaragoza en una de sus principales vías aéreas de exportación.

El grupo industrial gallego ya intentó una ruta con Europa a través del segundo vuelo de Caladero --procedente de Canadá--, pero la colaboración se rompió, el avión se estrelló y nunca más se retomó esta ruta aérea.

La operación de Air France supondrá un fuerte impulso a la facturación del aeropuerto zaragozano, que ahora solo cuenta con un avión de gran capacidad, el Boeing 747 Jumbo que fleta MK por encargo de Caladero, y que trae miles de toneladas de pescado semanalmente desde Johanesburgo (Suráfrica). Además, romperá la dependencia de un reducido grupo de empresas.