La Policía de Zaragoza detuvo a un total de 22 carteristas durante la pasada semana, con ocasión de las fiestas del Pilar. Entre los arrestados había una mujer de 74 años que fue sorprendida cuando vaciaba el bolso de su víctima durante la Ofrenda de Flores.

Un año más, fue este acto el más propicio para este tipo de delitos y la calle Alfonso, el sector más peligroso. No obstante, las denuncias por estas sustracciones, con una media diaria de 30, experimentaron un fuerte descenso en relación con anteriores ediciones, ya que hace cuatro años se llegaron a formular hasta cien en un solo día.

Entre los detenidos se encontraban seis menores de nacionalidad rumana, que fueron sorprendidos in fraganti en distintos puntos de la ciudad cuando desvalijaban a ciudadanos, a los que se habían acercado con la excusa de solicitar sus firmas en apoyo de una inexistente asociación de sordomudos.

De los 22 sospechosos, la mayoría son originarios de países del este de Europa, aunque también había ocho españoles, incluida la más veterana de los detenidos, que ya contaba con anterioridad con más de 40 arrestos por hechos similares. También había dos argelinos y un colombiano. Sin embargo, este año no se ha detectado la presencia de carteristas chilenos, que son asiduos de las fiestas del Pilar y que están considerados como grandes especialistas.

INTERPEÑAS La citada mujer, que actuaba junto a un hombre que también sobrepasaba la edad de jubilación, utilizaba una chaqueta para ocultar sus manos y fue interceptada por los agentes del Grupo de Carteras en los alrededores de la calle Alfonso.

Además de la Ofrenda y el transporte urbano, uno de los puntos más afectados por robos de carteras y otros efectos fue el pabellón de Interpeñas, según las denuncias presentadas. Sin embargo, la presencia policial disuadió a los delincuentes de actuar en puntos que son habituales para estos robos, como los aledaños de la plaza de toros.