El puente de Piedra se mantendrá invertido, en dirección del centro a la margen izquierda, hasta nueva orden municipal. El Ayuntamiento de Zaragoza ha tomado esta decisión después de comprobar durante las fiestas del Pilar que, al desviar a los coches desde el paseo Echegaray y Caballero hacia el Arrabal, se conseguía descongestionar la calle Don Jaime y se mejoraba el funcionamiento de los autobuses urbanos. El número 35 mantendrá el itinerario de los días pasados, es decir, cruzará el río por el puente Santiago y circulará por el Coso hasta la plaza de España, donde recuperará su itinerario habitual.