La diputada de Chunta Aragonesista Yolanda Echeverría instará mañana en el pleno de las Cortes a que Aragón prohíba los vertederos de escorias salinas de segunda generación del aluminio en referencia al que todavía tiene en funcionamiento la empresa Idalsa en la localidad de Pradilla.

"Que el Gobierno de Aragón siga consintiendo vertederos para estos residuos tóxicos y peligrosos va en contra de la normativa y la política medioambiental actual", afirma Echeverría, que se remite, entre otros, a la ley estatal de residuos del año 1992 y también al Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón.

En Cataluña, Madrid, País Vasco, Castilla y León o Navarra ya hace años que no se permite el vertido de estos residuos, igual que sucede en diferentes países de Europa como Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Para este partido, el vertedero de Pradilla, genera un riesgo ecológico importante al encontrarse al lado del río Ebro y en una zona ZEPA de especial protección de aves.

Por su parte, el Gobierno central ya se manifestó en enero en contra este tipo de vertederos. Tras la campaña en contra iniciada hace unos meses por los Verdes de Aragón y Els Verds-Alternativa Verde de Cataluña, el Ejecutivo contestó a una pregunta de Chunta Aragonesista en el Congreso que "desde el punto de vista técnico y ecológico sería conveniente que las escorias de la empresa Idalsa fueran recicladas".

No obstante, desde Madrid también recordaron que la competencia para tomar una decisión sobre este asunto recae en "la comunidad autónoma de Aragón", que tendrá la última palabra.