El hundimiento de un muro del ala este del Seminario puede acabar en los tribunales. Los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Zaragoza deberán determinar en los próximos días si se pueden exigir responsabilidades a la constructora (Arascón-Acciona) para que asuma los sobrecostes provocados por el derrumbe ocurrido el pasado 21 de agosto. Ni PSOE ni CHA --los dos socios de gobierno-- están dispuesto a hacer frente a un presupuesto añadido a una rehabilitación que va a costar más de 50 millones de euros a las arcas municipales. Según fuentes del equipo de gobierno, si no se llega a un entendimiento con la empresa no se descarta poner el asunto en manos de los jueces. Aunque no hay una valoración económica exacta de las consecuencias del colapso, todos reconocen que costará "varios millones de euros".

El concejal de Arquitectura, Agustín Martín, presentó ayer al término del Consejo de Gerencia de Urbanismo el informe oficial elaborado por el Instituto Técnico de Materiales y Construcción (Intemac). La mala calidad de los materiales de construcción de un pilar parece ser la causa desencadenante del hundimiento de 30 metros de pared de este inmueble catalogado. Las obras que se ejecutan en otras áreas del inmueble para su conversión en centro administrativo municipal se descartan en el documento como causantes del derrumbe.

Tanto el PP como el PAR apuntaron que la mala calidad del hormigón utilizado en la construcción del antiguo Seminario metropolitano no es la única culpable de este suceso. Los dos grupos de la oposición consideraron que "las prisas" de Urbanismo a la constructora para acabar la rehabilitación antes de que empezasen las obras de reforma de La Romareda --ahora paralizadas por una decisión judicial-- son las verdaderas culpables del hundimiento.

Las tesis de populares y aragonesistas fueron rechazadas tajantemente por el edil Agustín Martín, que al igual que en verano, tuvo que convertirse en el único defensor de la actuación del área de Urbanismo. El teniente de alcalde Antonio Gaspar excusó dar detalles por haber comprometido su presencia en la inauguración del polígono Empresarium. Martín estuvo arropado por el arquitecto municipal responsable de la obra, Ricardo Usón, y por tres técnicos de Intemac.

ANÁLISIS EXHAUSTIVOS El concejal de CHA aclaró que se han efectuado más de mil análisis de elementos constructivos de este inmueble construido a mediados del siglo pasado: "Muchos más de los que una obra de este tipo hubiera requerido", dijo Martín. Según el informe de Intemac, el pilar que provocó el derrumbe tenía "un vicio oculto" y el colapso podía haberse producido hace cincuenta años.

Intemac ha analizado las causas del hundimiento en este texto, pero todavía faltan los informes de la dirección de obra y de la consultora Idom. Con estas conclusiones que, previsiblemente estarán redactadas esta misma semana, los servicios jurídicos municipales tendrán que determinar las actuaciones a seguir.

Entre tanto, se ha apuntalado ya toda la zona del ala este del Seminario para evitar nuevos derrumbes. Intemac debe enviar todavía a Urbanismo los resultados de los análisis efectuados a unos quince pilares del edificio. Además, los técnicos del Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Ejecutivo autónomo tendrán que supervisar los posibles daños provocados en el transformador eléctrico ubicado en los sótanos del ala este.

El traslado de los funcionarios del área de Urbanismo a la zona oeste del edificio está pendiente de estas tareas, ya que la obra del pabellón oeste no ha sido entregada oficialmente al Ayuntamiento de Zaragoza por falta de suministro eléctrico.