El Gobierno de Aragón mantiene sus planes para construir la segunda estación del AVE a siete kilómetros del aeropuerto pese a que el secretario de Estado de Infraestructuras, el oscense Víctor Morlans, aseguró el domingo, en una entrevista con EL PERIÓDICO, que ahora ni siquiera está decidida su posible ubicación.

Fuentes de la DGA insistieron en que "todos los estudios sobre la segunda estación se han elaborado con el conocimiento y la aprobación del GIF y el ADIF", los organismos de gestión de las infraestructuras ferroviarias de los dos últimos gobiernos, el de José María Aznar y el de José Luis Rodríguez Zapatero. Los proyectos se refieren a la construcción de una playa de vías y de la estación propiamente dicha.

Las mismas fuentes señalaron que existe un compromiso entre diferentes administraciones para impulsar el proyecto. "Un convenio firmado por el alcalde de Zaragoza, el presidente de la DGA y el Ministerio de Fomento es para cumplirlo", indicaron.

Según el acuerdo inicial, la mayor parte de la financiación del apeadero correría a cargo del Gobierno de Aragón.

Por otro lado, el pleno del Senado rechazó ayer, una moción del PP, que únicamente encontró apoyos en el Grupo Mixto, que solicitaba el desarrollo de varios proyectos de transporte por carretera y ferrocarril relacionados con Aragón.

Uno de los puntos solicitaba "establecer un calendario de actuaciones y una planificación de inversiones" para garantizar "la ejecución completa antes de finalizar el año 2010" de las vías de comunicación que vertebran Castilla-León con sus comunidades limítrofes y que hayan sido incluidas en el Plan de Infraestructuras de Transporte 2000-2100.

El segundo punto reclamaba redactra "con carácter inmediato" los proyectos de la línea de alta velocidad ferroviaria Soria-Calatayud-Teruel, así como las que deberían enlazar Zaragoza con Logroño y con Pamplona y "la terminación de Teruel-Canfranc".

El senador popular Javier Marqués pidió a los socialistas una fecha concreta a la finalización de las obras, "tal y como lo hacía el PP mientras gobernaba". Vicente Guillén (PSOE) achacó a los conservadores que intenten ahora "echar al Gobierno" infraestructuras que cuando ellos gobernaban era "incapaces siquiera de planificar".