Un nuevo caso aislado de tuberculosis se dio a conocer ayer en la capital aragonesa. Se trata de un trabajador temporal que tuvo que ser ingresado el pasado mes de septiembre en el Royo Villanova por padecer esta patología. Al igual que sucedió en el instituto de Secundaria Tiempos Modernos, donde también apareció un caso en este mismo mes, Salud Pública realizó el protocolo habitual en estos casos y le hizo la prueba a 14 personas de la misma empresa.

El test de la tuberculina dio cinco positivos que finalmente y, tras análisis posteriores, no adquirieron la enfermedad. Además, esta dirección general está avisando por carta a los trabajadores eventuales que ya no trabajan en la empresa y que no pudieron ser localizados para la prueba.

Por su parte, el director general de Salud Pública, Francisco Falo, recordó ayer que la tuberculosis no está erradicada y que todos los años se siguen registrando casos. Los datos oficiales apuntan a que, en lo que va de año, 178 aragoneses padecen esta patología, una cifra que suele rondar los 250 o 300 casos al año.

No obstante, matizó que el control y la vigilancia epidemiológica es exhaustiva, con la puesta en marcha de protocolos ya estandarizados ante la aparición de un nuevo caso, con el fin de evitar al máximo la propagación en su entorno.

"La investigación se encuentra totalmente estandarizada, aunque es verdad que hay casos que resultan más llamativos, cuando se producen, por ejemplo, en el ámbito escolar o laboral, porque el estudio se amplía a más personas. Pero está protocolizado y en aquello casos en que se precisa, se aplica el tratamiento de profilaxis correspondiente", señaló.