La campaña de setas de este año ya está dando sus primeros frutos, algunos no positivos. Tres personas --un matrimonio y un hombre-- han sido atendidas ya en los hospitales aragoneses Clínico y Servet por ingerir especies no aptas para el consumo humano. Así lo confirmó ayer el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, que ayer recomendó no ingerir ninguna especie desconocida para evitar que se den estos casos.

Por su parte, la Asociación Micológica Cesaraugusta explicó que la campaña otoñal de recogida de setas está siendo "excepcional" en todo el Pirineo y el Moncayo, mientras que en el resto de Aragón la calificó, de momento, de "lamentable" por la falta de lluvias.

Si hace escasamente un mes, el precio en Huesca de la Amanita cesárea alcanzaba los 60 euros el kilo, hoy puede comprarse por unas tres veces menos. Y es que desde finales de septiembre, las zonas más húmedas han comenzado ya a poblarse de setas.