El Colegio Profesional de Trabajadores Sociales de Aragón mostró ayer su "disconformidad y malestar" con el proyecto: "La defensa de un sistema público de servicios sociales no puede permitir la gestión de la tasación de la situación de dependencia a través de una empresa. Por muy pública que sea". El colectivo reclamó "espacios en los que poder debatir" el "diseño de la política de servicios sociales en Aragón" y sus novedades legales. El responsable de Igualdad y Políticas Sociales de UGT, Fernando Gállego, reclamó que asuntos como la aplicación de la Ley de Dependencia sean tratados en los foros de diálogo social aragoneses. Enrique Gracia, secretario de Administraciones Públicas de CCOO, echó en falta un debate sobre la gestión de la dependencia.