El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné, no pudo ocultar ayer su insatisfacción por poseer para el año que viene un presupuesto para su departamento "no expansivo", ya que sufre un descenso del 10,7% respecto a este ejercicio. El recorte es debido a que no se contabilizan los 31 millones --que sí se incluyeron en el 2006-- previstos por los ingresos del canon de saneamiento de los ciudadanos de Zaragoza, y que no abonarán hasta el 2013 tras el pacto alcanzado con el Ayuntamiento de Zaragoza y que está pendiente de rúbrica. Aún así, Medio Ambiente maquilla los resultados y compensa esta merma de ingresos --que nunca se llegaron a contabilizar-- con la transferencia por parte del Estado del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido así como una partida de la DGA para este espacio, permite alcanzar un presupuesto que asciende a un 6% respecto al 2006. En total, casi 187 millones de euros.

Boné destacó que con este dinero se generará una inversión real de 322 millones en la economía aragonesa y se crearán más de 4.000 puestos de trabajo. Estos datos resultan de la elaboración del Plan de Gestión Integral de Residuos de Aragón (GIRA) y el plan especial de depuración de aguas residuales, que suponen un importante número de obras y explotación, así como los puestos de trabajo directos del dispositivo de prevención y extinción de incendios forestales de la DGA, que son unos 2.000. A ello hay que sumar lo que generen las diferentes empresas públicas.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN PP, CHA e IU fueron muy críticos con las explicaciones de Boné. Eloy Suárez (PP) en un discurso trabajado que incluso mereció los elogios de sus adversarios, invitó a no aprobar los presupuestos por sus "graves lagunas y carencias" y la escasa inversión hidráulica y en residuos. Por su parte, Yolanda Echevarria (CHA) consideró que la DGA se toma el Medio Ambiente como "una moda" y aseguró que la calidad ambiental importa a la Administración "un pimiento". Adolfo Barrena (IU) aseguró que eran unos presupuestos "de supervivencia" y pidió que se resolviera ya la polémica por el canon de saneamiento de Zaragoza.