Salud ha comenzado ya a negociar las reivindicaciones de los médicos internos residentes (MIR) aragoneses, ya que, aunque hace unas semanas se aprobó el estatuto que recoge los derechos de los MIR en el ámbito laboral, existen una serie de peticiones, sobre todo el incremento en la retribución de la hora de guardia, que corresponden exclusivamente a la Administración sanitaria autonómica. Alrededor de 800 facultativos forman parte de este colectivo.

Por el momento, los residentes, apoyados por el sindicato CESM, se ha reunido ya en dos ocasiones con representantes del Servicio Aragonés de Salud con una tabla de reivindicaciones ya consensuadas por el colectivo en asamblea. "Las reuniones no han ido mal, aunque vemos que el caballo de batalla van a ser las guardias", asegura uno de los representantes del colectivo, el MIR Enrique Monclús. También el director-gerente del Salud, Antonio Brun, es optimista: "Ha llegado el momento de dar a los residentes mayor reconocimiento profesional".

AUMENTAR SALARIO La hora de guardia es la principal esperanza de los residentes, puesto que a través de este concepto pueden ver incrementados sus salarios. Además, argumentan, tan solo quieren equipararse a sus homólogos de otras comunidades --primero fueron los catalanes y luego les siguieron los valencianos--, que perciben un sueldo final bastante más abultado. Así, un residente aragonés que realice siete guardias al mes cobra 1.500 euros. En Cataluña, su sueldo asciende, con estas mismas guardias, a 2.500 euros. De hecho, el MIR cobra en Aragón 6 euros por hora de guardia, mientras que, en Cataluña, el de rango inferior cobra 13 euros.

Los residentes aragoneses todavía tienen que decidir si se adherirán o no a la huelga nacional que se celebrará previsiblemente el mes próximo como protesta a la aprobación del estatuto. Sí tienen claro que convocarán movilizaciones si Salud no satisface sus expectativas.