Los inmigrantes aragoneses prefieren comprar una vivienda que alquilarla, para lo que solicitan microcréditos a los entidades bancarias, quienes les proporcionan hipotecas accesibles y bolsas de viviendas que facilitan su adquisición.

Así lo explicó, tras la inauguración de las II Jornadas Aragonesas de Inmigración, que se celebran desde ayer al 20 de octubre en Zaragoza, el presidente de Caja Inmaculada, Rafael Alcázar, quien señaló que las cajas de ahorro se han adaptado al fenómeno de la inmigración actualizando sus servicios.

A lo largo de las jornadas, en las que se tratarán diferentes aspectos de la inmigración, habrá varias conferencias y mesas redondas, y también se podrá degustar gastronomía senegalesa o magrebí, entre otras. El consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno Autonómico, Alberto Larraz, indicó que Aragón afirmó que el 9% de los 18.000 niños que hay en el servicio educativo aragonés son inmigrantes. Asimismo, hay 60.000 extranjeros afiliados a la seguridad social, lo que supone más del 10% del total de personas afiliadas a este servicio, agregó.

Larraz manifestó que los inmigrantes ayudan a crecer en todos los aspectos, desde el demográfico, ya que se ha pasado de 25.000 inmigrantes en el 2001 a 100.000 en la actualidad, al económico, social y cultural. Por su parte, la concejala de Servicios Sociales, Carmen Gallego, indicó que un 10% de la población que reside en Zaragoza es inmigrante, y manifestó que esta realidad es "un reto y una oportunidad".

En este sentido, señaló que hay que abordar esta realidad desde una manera integral, para lo que se hizo un Plan de integración social y de convivencia intercultural de Zaragoza, con el que se trabaja en los barrios zaragozanos, especialmente en el Casco Histórico y las Delicias.

Asimismo, hay que hablar de una ciudadanía nueva en las que los nuevos vecinos deben integrarse en igualdad de condiciones pero con las mismas responsabilidades que los demás. Para Gallego, ese 10% debe formar parte de la "identidad de los zaragozanos" y hay que trabajar en contra de las exclusiones, marginaciones y de los guetos.

El presidente del Foro para la Inmigración, Lorenzo Cachón, impartió la primera conferencia en la que abordó los retos y oportunidades de este fenómeno.