Salud ha elaborado ya un exhaustivo plan de recursos humanos de su plantilla que contempla cada hospital y cada servicio con toda minuciosidad hasta el año 2010 para anticiparse y planificar, año por año, las necesidades en materia de personal de los hospitales aragoneses. Aunque el estudio anticipa que habrá carencias debido a la falta de médicos, la conclusión es positiva: "El plan de formación permite, si el empleo es digno, garantizar la sostenibilidad del sistema", asegura el director-gerente del Salud, Antonio Brun.

Y, para conseguirlo, una vez definidas las necesidades, se incrementarán las plazas de formación en las especialidades en las que faltan más profesionales y se convocará la ya anunciada oferta de empleo el próximo año para poner fin al empleo en precario y al éxodo de profesionales a otras comunidades e incluso países que pagan mejor.

Por el momento, se ha presentado ya un borrador a los sindicatos y directivos para consensuar en las próximas semanas un documento definitivo. Por ahora solo existe un estudio --ocupa más de 250 páginas-- de Atención Especializada, pero antes de que acabe el año habrá borradores también de Primaria, Enfermería y del resto de las categorías laborales.

El objetivo de realizar este estudio, tal y como explicó ayer el director-gerente del Salud, Antonio Brun, es anticiparse a las futuras necesidades y "asegurar la sostenibilidad del sistema sanitario". No hay que olvidar la falta de recambio de médicos en algunas especialidades, que no encuentran nuevos facultativos para sustituir a los que se jubilan, como ocurre en las unidades de Cuidados Intensivos de los dos grandes hospitales aragoneses, el Servet y el Clínico.

DIFERENTES ESCENARIOS Para evitar problemas, el documento analiza el personal existente en cada servicio, tanto residentes como personal en acúmulo de tareas, e incluso las futuras jubilaciones. A partir de esa situación señala diferentes estrategias a seguir. De hecho, su minuciosidad llega a tal punto que se plantean varios escenarios y las propuestas varían dependiendo del momento de jubilación que escojan los distintos facultativos.

Por eso, el plan no da una cifra global de los médicos que serán precisos para cubrir las necesidades del sistema sanitario durante los próximos cinco años, sino que analiza cada especialidad en cada centro. Anestesia, Cuidados Intensivos, Ginecología, Traumatología y Radiología serán las áreas en las que previsiblemente serán necesarios más facultativos.

Una de las medidas para asegurar el suministro de médicos será la formación, es decir, crear más plazas para formar a facultativos en las especialidades más necesitadas. "Ya se ha hecho este año en algunas especialidades", asegura Brun. Y también crear empleo a través de una oferta pública que se preparará durante los tres primeros meses del año, una vez se hayan definido y consensuado las necesidades en todas las áreas. "Aún no sabemos la fecha exacta ni las plazas", asegura Brun.