El Grupo de Atracos de la Policía de Zaragoza identificó a Manuel S. J., de 57 años, como presunto autor de un atraco frustrado cometido en una entidad del barrio Delicias el pasado 8 de septiembre. Los investigadores sostienen que el sospechoso es también en autor de otro asalto a un banco cometido en agosto del 2005, en el que se utilizó el mismo sistema y en el que coinciden las mismas características del delincuente.

El atraco frustrado se registró a las dos de la tarde de la citada fecha, cuando el asaltante de entre 50 y 60 años, accedió al banco armado con una pistola y exigió a los empleados que le entregaran el dinero que había en caja.

En ese momento pasó por la calle un vehículo zeta del 091 que realizaba una labor de patrulla habitual y cuyos ocupantes no habían advertido que se estaba asaltando una entidad bancaria. El atracador temió que podía ser detenido y huyó de la sucursal sin llevarse el dinero.

Las investigaciones policiales permitieron identificar al sospechoso, que en la actualidad cumple condena por otros delitos en la sección abierta y había aprovechado la salida para asaltar la entidad. En detenido cuenta con 21 arrestos anteriores, cinco de ellos por atracos a sucursales bancarias.

En las últimas semanas se han registrado en Zaragoza varios atracos a bancos, modalidad delictiva que se había registrado con escasa frecuencia este año, y que han afectado a entidades ubicadas en barrios rurales y en pueblos próximos a la capital, sin que los autores de los robos hayan sido arrestados.

El más importante, por la cantidad de dinero sustraída, se produjo el pasado miércoles en el barrio Santa Isabel, donde un delincuente se apoderó de un botín de 45.000 euros. El asaltante, de medina edad y que vestía traje y corbata, se disfrazó con un bigote postizo y utilizó un revólver para intimidar a los empleados.

Asimismo, también se han registrado atracos en bancos de Pinseque, Cuarte de Huerva y otras localidades. Una de las características comunes a varios de estos asaltos, que se han incrementado en la comunidad aragonesa con respecto a años anteriores, es la edad de los autores, que en muchas ocasiones superan los 40 años.