Huesca Las carreteras oscenses fueron ayer el escenario de tres accidentes de tráfico que se saldaron con un herido grave y cuatro leves. El siniestro de mayor gravedad se produjo en la N-330, a la altura de Almudévar, cuando un hombre de 39 años fue arrollado por una máquina de obra que operaba en la zona. El herido, vecino de Huesca, fue trasladado al hospital San Jorge. El siguiente accidente se producía en la carretera A-131, en el término municipal de Fraga, cuando un hombre de 74 años que conducía una furgoneta se salió de la calzada y volcó. Sufrió heridas leves, igual que los tres ocupantes de un turismo que se salió de la vía cuando circulaba por la N-330, a la altura de Sabiñánigo. El conductor tiene 27 años y viajaba con dos jóvenes. E. P.