La Audiencia Provincial de Teruel dejó ayer visto para sentencia el juicio seguido contra el agricultor Carmelo Javier Valiente, acusado de intento de homicidio por, presuntamente, haber tirado un mazo contra otro agricultor con el que mantenía diferencias por asuntos relacionados con el arrendamiento de tierras.

Los hechos se remontan al 31 de marzo del año pasado, cuando supuestamente el procesado habría lanzado un mazo contra el tractor con el que estaba trabajando Francisco Latorre en un campo situado en la carretera que da acceso a Cutanta, una pedanía de Calamocha. El golpe de la herramiento provocó la rotura del cristal del vehículo.

El abogado de la víctima, Félix Martín, calificó los hechos como intento de homicidio y pidió una condena para el acusado de tres años de prisión. Por su parte, el representante de la Fiscalía, Jorge Moradell, consideró que los hechos eran constitutivos de una falta de lesiones, por lo que reclamó para el acusado multas por un monto de 9.750 euros, así como el pago de una indemnización de 1.000 euros para la víctima por daños morales.

La defensa, ejercida por el letrado José Jordán, pidió la absolución alegando que Valiente se encontraba el día de los hechos en Zaragoza.