El Juzgado de lo Penal número 6 de Zaragoza ha impuesto seis meses de prisión a Santiago Miñana, como autor responsable del robo del cráneo del Papa Luna en la noche del 6 al 7 de abril del 2000 en el palacio de Argillo de la localidad zaragozana de Saviñán. El fallo, que absuelve al acusado del delito del delito de extorsión en grado de tentativa, establece que la pena de privación de libertad puede ser sustituida por doce meses de multa a razón de 6 euros diarios. El juez, Armando Barreda, asume en la sentencia la tesis mantenida por los forenses que analizaron el cráneo y que concluyeron que era "compatible" con el del Papa Luna, que vivió a caballo de los siglos XIV y XV. Por eso considera que el robo reviste una especial gravedad al tratarse de un objeto de valor histórico y artístico. Barreda establece que existió escalamiento, dado que el autor bajó a un sótano por una abertura del suelo. Sin embargo, entiende que no se violentó el armario que contenía al reliquia. La defensa fue ejercida por el letrado José Antonio Ruiz Galbe.