Para cruzar de una acera a otra en el paseo María Agustín hay que estar en buena forma física. A esta conclusión ha llegado la Asociación de Vecinos Conde Aranda después de calcular con el cronómetro en la mano el tiempo que dura iluminado el muñeco verde que cede el paso a los peatones. El tramo analizado es el comprendido entre la plaza Europa y la calle Cereros. Y el dato más significativo, los 20 segundos de los que se dispone para atravesar seis carriles.

"Estos tiempos son para atletas no para personas normales. A la altura de la calle Cereros el semáforo filtro dura 20 segundos, muy poco si se tiene en cuenta que el paseo María Agustín tiene seis carriles y que en la zona viven muchas personas mayores que caminan a paso lento", valoró María Luisa Santafé, presidenta del colectivo vecinal.

Las mediciones son similares en otros puntos del paseo. A la altura de la calle Santa Lucía, el semáforo se mantiene verde durante trece segundos para cruzar desde la acera de los números impares hasta la mediana. Y desde allí, 38 segundos para los otros tres carriles restantes.

El colectivo solicitó hace seis meses al Ayuntamiento de Zaragoza que regulase los cruces para incrementar el paso y le aseguraron entonces que se revisarían los puntos señalados. No obstante, la asociación asegura que no se ha producido ningún cambio.

"No queremos ser alarmistas, pero el pasado 28 de diciembre, sobre las nueve de la noche, se produjo un accidente (no grave) por no dar tiempo a pasar a una persona. El próximo atropello puede ser mortal y todo, por no revisar los tiempos de cruce", indicó la presidenta de la asociación. Santafé ha vuelto a dirigirse al ayuntamiento.