Hasta las cejas de tráfico. Así están las principales vías urbanas de la capital aragonesa de coches. Vía Hispanidad, Ronda Hispanidad, avenida Madrid, avenida Navarra, paseo Echegaray, María Zambrano, paseo Teruel, camino de Las Torres, César Augusta, paseo María Agustín, avenida Cataluña, Valle de Broto, Cesáreo Alierta, avenida Goya, Gertrudis Gómez de Avellaneda, Gran Vía y Fernando el Católico son las arterias de Zaragoza que soportan más circulación cada día.

Estas calles son también las que registran una siniestralidad más alta y las que tienen más capacidad de absorción de vehículos. Pero la ejecución de obras o las incidencias en la vía pública en alguna de ellas tiene también consecuencias nefastas en las calles alternativas. La situación se complica en días de lluvia como ayer que además coinciden con el comienzo del fin de semana. Está comprobado que los usuarios del vehículo privado aumentan en un 8% --unos 27.000 coches más salen a la calle--.

Esta situación llevó hace unas semanas al alcalde Juan Alberto Belloch a crear una comisión específica para analizar todas y cada una de las actuaciones previstas en la ciudad. Ayer, el máximo responsable del consistorio zaragozano fue más lejos y tras conocer por sus técnicos que el tráfico roza el colapso afirmó tajante que las únicas obras que no se pondrán en cuestión serán las vinculadas a la Expo 2008. El objetivo: evitar que la circulación urbana empeore. Para lograr este reto, Belloch garantizó que antes de fin de año presentará un plan específico de tráfico para responder a los retos de la muestra internacional. "Ni metro, ni tranvía ni peatonalizaciones estarán para el 2008, por lo que aprobaremos un plan específico de tráfico con medidas a corto plazo", aseguró el primer edil.

Tal y como adelantó ayer este diario, este proyecto contemplaría la puesta en marcha de los dos primeros intercambiadores de autobuses en La Romareda y el Actur en el 2007 o la limitación de la velocidad a 30 km/hora en el sector de León XIII. La clave está en poner coto al coche y primar el uso del transporte público. Este plan específico tendrá una dotación presupuestaria de 37,6 millones de euros.

La ciudad tiene 360.000 coches, de los que una media de 186.000 circula a diario por el casco urbano. Según fuentes del área de Servicios Públicos, la Vía Hispanidad, en el tramo más cercano a Gómez Laguna, es atravesado cada 24 horas por 28.700 vehículos en dirección a la avenida Navarra y por otros 24.350 en sentido hacia el tercer cinturón.

La avenida María Zambrano del Actur sufre cada día el desgaste de 23.490 vehículos en la zona más cercana a Valle de Broto. Asimismo, la Gran Vía soporta más de 18.100 coches cada día en dirección hacia plaza Paraíso y por otros 11.990 en sentido avenida Goya. El tráfico se ha convertido en una de las principales "preocupaciones" del alcalde. La capacidad de respuesta y de aportarciónde soluciones de las autoridades municipales se comprobará en los próximos meses.