El consejero de Economía del Gobierno aragonés, Alberto Larraz, detalló ayer las características que reclama la DGA para el nuevo modelo de financiación autonómica, entre ellas que asegure la suficiencia dinámica del sistema y que tenga autonomía financiera. Larraz contestó en las Cortes a una interpelación del diputado del PP Manuel Guedea, quien hizo hincapié en que los trabajos y la negociación para delimitar un nuevo sistema están paralizados, a la espera de la celebración de las elecciones autonómicas y la promulgación de varias reformas de estatutos de autonomía.

El consejero explicó que las premisas sobre las que trabaja el Gobierno de Aragón consisten en reclamar que el nuevo sistema tenga "suficiencia dinámica" --para afrontar con garantías cuestiones como el incremento de población-- y autonomía financiera para evitar que, como pasa ahora, un tercio de los recursos de la comunidad dependan del Estado. Al mismo tiempo, reclamó mayor capacidad normativa reconociendo la potestad originaria del Estado para fijar tributos, es decir, que la DGA pueda decicir sobre los cedidos y las modificaciones sobre los transferidos parcialmente sean tomadas entre las dos administraciones.