Ni el presidente del PP regional, Gustavo Alcalde, ni el de Zaragoza, Domingo Buesa, --que estaban a esa hora en Ejea de los Caballeros-- ni el primer teniente de alcalde y presidente de la comarca de Calatayud, José Antonio Sanmiguel, ni la gran mayoría de representantes populares de los municipios de esta delimitación territorial (apenas asistieron 5 ó 6 de lo 27 que hay). El primer edil bilbilitano, Fernando Martín, no estuvo lo que se puede decir muy arropado ayer en un acto del partido para repasar con diapositivas lo que va de su tercera legislatura al mando del ayuntamiento

Martín, que telefoneó a la mayor parte de los alcaldes de la comarca para que asistieran a la presentación de este balance (a la mayoría sin éxito), aseguró durante el acto sentirse víctima de "artimañas" y "un objetivo a batir" debido a los "éxitos" alcanzados en los once años de gobierno municipal en Calatayud. En este sentido se autoproclamó como una político "incómodo para mucha gente, sobre todo en Aragón, al estar al frente de la principal ciudad que gobierna el PP".

"Hay una campaña para que Fernando Martín se rinda, pero no lo van a conseguir porque --añadió-- cuanto más me atacan, más a gusto me siento". Asimismo, el alcalde aseguró contar para ello con el respaldo del partido, "le pese a quien le pese", a nivel provincial, regional y un claro y muy específico apoyo del presidente nacional, Mariano Rajoy".

Sin embargo, las destacables ausencias al acto no fueron casuales ya que desde el PP de Aragón recomendaron a sus representantes que no acudieran. Una medida que incluía al teniente de alcalde de Calatayud y presidente de esta comarca, José Antonio Sanmiguel, con el que Martín mantiene abierto un pulso que va mucho más allá de los político. De hecho, el desencadenante de este enfrentamiento fue el inicio de una relación sentimental entre este y la también concejala popular en Calatayud, Belén Tortosa.

ENFRENTAMIENTO TOTAL Tampoco asistieron a la llamada ni el edil del mismo ayuntamiento, José Luis Carnicer, de baja por depresión desde el pasado mes de enero, a causa --según su versión-- del acoso y las humillaciones a las que le había sometido el propio Fernando Martín. Asimismo se perdieron el acto la práctica totalidad de los 23 alcaldes del PP en la comarca de Calatayud que el pasado mes de febrero enviaron una carta a la Ejecutiva regional del partido alertando de la "interminable" lista de agravios y ofensas a las que el también secretario regional del partido les estaba sometiendo.

El acto celebrado en el salón de Ibercaja, al que acudieron unas 400 personas, sirvió para hacer un repaso público mediante fotografías y esquemas a las iniciativas que ha desarrollado el ayuntamiento bilbilitano en esta legislatura con el título 1.200 días de trabajo en Calatayud.

Fernando Martín señaló que continúan paralizados por la DGA proyectos como el campus universitario e insistió en su intención de ser el candidato a las próximas elecciones. Mientras, el presidente de la Junta Local del PP en Calatayud, aseguró que él no repetirá.