Fernando Martín lo tiene crudo dentro de su partido pero está decidido a echar el pulso hasta el final. Su líder, Mariano Rajoy, pidió la semana pasada en Zaragoza que le remitieran todas las notas de prensa publicadas sobre la crisis de Calatayud. Y además le puso tarea a Gustavo Alcalde: antes de Navidad debe estar solucionado este problema. El presidente nacional lo tiene claro, y el regional, parece que también. Pero tendrá que sudar lo suyo. Periodista