La Guardia Civil denunció en Aragón a 969 conductores por sobrepasar los límites de velocidad permitidos en el transcurso de la campaña especial de seguridad vial que se desarrolló en todas las carreteras españolas entre los días 2 y 15 de este mes. En total, los agentes controlaron por radar 40.273 vehículos en la comunidad, más de 3.000 diarios, mientras que en ámbito nacional afectaron a 1.319.227, con 35.983 infractores denunciados.

El 40% de los conductores sancionados durante esta operación en el territorio aragonés cometió las infracciones en la provincia de Teruel, que también fue la más vigilada, con 17.957 vehículos controlados. En total se han tramitado 409 denuncias en las carreteras turolenses.

PUNTOS NEGROS La operación de control ha permitido comprobar que el mayor número de infracciones en esta provincia se comete a la altura del kilómetro 128 de la A-23, en Cella, y en las travesías por las localidades de Híjar y Burbáguena.

En Zaragoza, el tramo más rápido se encuentra en la autovía A-68, entre Figueruelas y la capital aragonesa. En esta zona se formuló una importante cantidad de denuncias, de las 343 que se registraron en la provincia durante esa quincena. El número de vehículos controlados ascendió a 17.043.

Las carreteras de Huesca fueron las que contaron con menos radares fijos y móviles durante la operación, pese a que las vías pirenaicas se encuentran entre las más peligrosas de la comunidad por la cifra de accidentes graves que registra todos los años.

Según los datos facilitados por la Delegación del Gobierno en Aragón, se controlaron en este tiempo 5.273 vehículos y se detectaron 217 infracciones por exceso de velocidad, con un índice del 4,1%, mientras que en Zaragoza fue del 2% y en Teruel, el 2,4%.

Las carreteras altoaragonesas donde se detectaron más infracciones en esos días fueron la N-230, a su paso por el término municipal de Arén, y la N-330, en el de Ipiés.

Aunque las cifras de infractores por traspasar los límites de velocidad siguen siendo elevadas, se aprecia un ligero descenso en el último año a raíz de la entrada en funcionamiento del sistema de carnet por puntos.

Durante la última campaña de control de la velocidad desarrollada en Aragón durante el 2005, la Guardia Civil de Tráfico, vigiló un total de 42.712 vehículos y fueron denunciados 1.076 conductores. Porcentualmente, el descenso de estas infracciones parece poco relevante, ya que solo ha pasado del 2,5% al 2,4%, pese al endurecimiento de la normativa sancionadora.

Como novedad en esta operación, los agentes ya han podido en ciertas ocasiones mostrar en el momento la fotografía tomada al conductor que niega la comisión de la infracción.