Zaragoza estará a menos de una hora de Toulouse a partir de enero, cuando entre en funcionamiento una línea aérea de pasajeros entre ambas ciudades. Los vuelos correrán a cargo de una compañía francesa o aragonesa que se decidirá dentro de un par de semanas. Estas serán o Pla-Za Servicios Aéreos o la filial de vuelos regionales de Air France, ya que ambas se han mostrado muy interesadas en ofrecer este servicio, que reforzará las buenas relaciones y alianzas estratégicas de estas dos ciudades del sur de Europa.

El anuncio fue efectuado por el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias y el de la región francesa de Midi-Pyrénées, Martin Malvy, que ayer mantuvieron una reunión bilateral para abordar las excelentes relaciones existentes entre ambas comunidades. La nueva oferta aérea se plasma después de que desde hace varios meses hubiera un interés mutuo por que alguna compañía se interesara por realizar este trayecto.

Los gestores aragoneses y galos comprobaron con satisfacción que estas dos compañías se ofrecieron para asumir estos vuelos, que vienen avalados por estudios socioecónomicos que garantizan la viabilidad del proyecto. Una de las empresas ofrece dos vuelos semanales en días laborables con aviones de una capacidad para unas 90 personas. La otra compañía interesada tiene intención de hacer un vuelo diario de lunes a viernes en un avión de capacidad más reducida, entre 20 y 25 plazas. Esta segunda opción, según algunas fuentes, es la que más gusta, aunque no habrá una decisión final hasta dentro de unos días.

Si el proyecto funciona como está previsto, las autoridades de ambos países no descartan que alguna otra empresa ponga en marcha a medio plazo un servicio aéreo de carga, dado que además tanto Zaragoza como Toulouse son dos importantes plataformas logísticas del sur de Europa y con una estrecha relación.

Con el vuelo Zaragoza-Toulouse, el transporte aéreo en Aragón --tradicionalmente precario-- se amplía un poco más, tras saberse hace pocos días que la companía Pla-Za Servicios Aéreos iniciará en breve los vuelos a Santiago de Compostela y Málaga desde la capital aragonesa y Ryanair ofrecerá un tercer vuelo europeo, --tras el de Milán y Londres-- esta vez a Bruselas.