Los usuarios del hospital Royo Villanova consideran que los accesos a las instalaciones no son adecuados. La entrada desde la rotonda de la autovía de Huesca, porque se encuentra congestionada de tráfico y obliga a esperar. Y la del camino de los Molinos, porque su estrechez y su trazado con curvas no resulta apropiado para el paso de ambulancias.

A estas conclusiones han llegado los miembros del consejo de salud de la zona, después de analizar y debatir las quejas recibidas por parte de algunos usuarios y trabajadores del centro hospitalario.

"Los atascos de la rotonda de la autovía de Huesca obligan a los conductores a pasar tiempo y tiempo esperando, porque la glorieta no es capaz de absorber todo el tráfico que llega tanto de la ciudad como del exterior", expuso Teresa García Maldonado, vicepresidenta de la Asociación de Consumidores Informacu. Peor opinión le merece el camino de Los Molinos, vía que considera demasiado angosta para el paso de una ambulancia.

Con el fin de reclamar una mejora de los accesos, sobre todo, desde el camino de Los Molinos, el colectivo se ha dirigido a la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza para conocer de primera mano la viabilidad de llevar a cabo una adecuación de las entradas al hospital.