Miembros de la Federación Aragonesa de Actividades Subacuáticas (FARAS) continuaron ayer, por segundo año consecutivo, con las labores de limpieza de los fondos del ibón de Baños, en el entorno pirenaico del balneario de Panticosa.

Los submarinistas se sumergieron paulatinamente en las frías aguas y comenzaron a sacar del fondo residuos diversos como botellas, hierros de obra, algas y hasta una silla de tijera de pescador. Al menos, los buceadores voluntarios tuvieron la oportunidad de probar sobre el terreno material de buceo específico para bajas temperaturas cedido por diversas firmas comerciales.

La presencia de un denso manto de algas dificultó la labor de los buceadores, que contaron en todo momento con el apoyo de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil y del equipo de investigación Gimaces de la Fundación San Valero.

La actividad, integrada en el programa de la segunda Jornada de Limpieza Subacuática y Sensibilización y patrocinada por la sociedad Panticosa Resort, continuó posteriormente con la asistencia de los participantes a un acto de sensibilidad ambiental con un documental realizado durante la limpieza efectuada el año pasado, según informó la agencia Efe.

Entre las actividades se encontraba, además, una mesa redonda sobre el uso deportivo sostenible de los ibones pirenaicos y una charla del jefe de la Sección de Especies Catalogadas del Gobierno aragonés, David Guzmán, sobre los buceadores.