Los vecinos de Larrinaga Montemolín han agotado todas las vías a su alcance para acabar con el incumplimiento sistemático de los horarios de las carpas que se instalan en el recinto ferial de Miguel Servet, bien sea la de Interpeñas o la de la Feria de Andalucía. En el año 2000, ya se interpuso una demanda ante el Juzgado de Instrucción número Nueve de Zaragoza, que finalmente no prosperó. Quienes sí han dado la razón a los ciudadanos han sido el Justicia de Aragón y el Defensor del Pueblo, aunque, como sus recomendaciones no son vinculantes, el ayuntamiento ha hecho caso omiso a sus reprobaciones. De hecho, el Defensor del Pueblo, en el último escrito dirigido a los vecinos, admite que no es necesario "partir de cero", visto que el incumplimiento de la legalidad se viene arrastrando desde hace años. Asimismo, recuerda a los denunciantes que desde su institución no pueden hacer nada que no hayan hecho ya (reprobando al ayuntamiento) y les invitan a dirigirse a los tribunales o al Ministerio Fiscal para denunciar el caso.