Solo quedan 20 meses para que comience la Expo y, de momento, la contención de precios es la nota más característica del mercado de la capital. Por tercera vez desde hace un año, EL PERIÓDICO ha realizado un trabajo de campo para comprobar la fluctuación de las tarifas tanto de productos básicos para el turista como para el propio zaragozano. Sorprendentemente, la mayoría de los precios permanece inmóvil o con una subida mínima, aunque en restauración, por ejemplo, es la cantidad la que ha mermado para mantener el coste inicial. Las excepciones son el incremento de la vivienda y el del agua del grifo.

El estudio se ha realizado acudiendo a los mismos establecimientos y a las mismas fuentes. En su mayor parte, localizados en los centros más turísticos, como la plaza del Pilar. Lo curioso es que, a pesar de las fechas, nada más terminar las fiestas del Pilar, los precios de bares y restaurantes son idénticos --en la barra-- a los de hace un año. Ahora bien, los bocadillos son más pequeños, al igual que el vaso de cerveza. Y los ingredientes del menú, más baratos.

Curioso resulta comprobar lo que cuesta una cámara de fotos desechable. Tres euros más que en el 2005. Y es que el boom de las digitales ha revolucionado este mercado, convirtiendo el producto analógico en algo minoritario, y más caro.

También hay que destacar la subida, por parte del Ayuntamiento de Zaragoza, de la tarifa del agua. El consistorio ha modificado los módulos tarifarios, penalizando el derroche. Y si hasta ahora se pagaba, hasta 15 metros cúbicos, una media de 0,50 euros, en la actualidad, hasta 12 metros cúbicos cuesta 0,768. Y para más de 12, el consumidor paga 1,536 el metro cúbico.

Con respecto a los servicios, en su mayoría se ha subido alrededor del IPC o se han congelado los precios. Pero es la vivienda de nueva construcción la que continúa su ascenso imparable, con una subida media que, por ejemplo en el Actur, se cifra en alrededor de 500 euros por metro cuadrado. Los datos parten del estudio de Foro Inmobiliario para la ciudad de Zaragoza. Y sobre las entradas para monumentos o para el bus turístico, estas continúan con las mismas tarifas.