Algunas de las familias afectadas se han puesto en contacto ya con Salud, que les ha respondido asegurando que no puede haber agravios comparativos entre la asistencia a estudiantes y trabajadores. "No queremos que existan tales diferencias, igual que se conciertan operaciones de cataratas cuando los hospitales públicos no las pueden realizar pedimos que también se concierte el tratamiento de los trastornos de la alimentación", indica Julio, otro de los padres afectados. Estas familias aseguran sentirse también agraviadas comparativamente respecto a otras comunidades. "En Cataluña se potencian los centros privados y se sigue financiando con el seguro escolar. Aragón es la única comunidad que ha decidido quitar la prestación".