El casco antiguo de Jaca se encuentro sitiado por las obras a causa de la peatonalización de un buen número de zonas. La calle Seminario ha sido la última en sumarse al asedio de las baldosas.

El Ayuntamiento de Jaca y la Asociación de Empresarios de La Jacetania han suscrito esta semana un convenio correspondiente a las obras de peatonalización en esta vía y su continuación de la avenida Primer Viernes de Mayo. La actuación comenzará, según confirmaron el alcalde, Enrique Villarroya, y el presidente de la agrupación, Luis Marco, "a finales de este mes o principios del próximo".

Con esta serán tres las obras de peatonalización que se llevan a cabo en la ciudad de manera simultánea y en un área muy reducida del casco. Estos proyectos, más los del aparcamiento subterráneo y diversas promociones inmobiliarias, han obligado a cerrar o invertir el sentido del tráfico de seis calles.

Con esa situación no es de extrañar que los vecinos de Jaca, de la zona histórica o no, se sientan desde este verano "sitiados". Esta sensación se hace especialmente palpable entre los vecinos y comerciantes que ocupan el acceso oeste de la calle Mayor, donde se están acometiendo dos obras de peatonalización y próximamente se iniciará otra.

"En una reunión previa que mantuvimos con el alcalde, se nos dijo que antes de iniciar las obras en la avenida Primer Viernes de Mayo, esta entrada iba a estar hormigonada", comentó uno de los comerciantes aquí ubicados. "No solo no está asfaltada, sino que además van a iniciar una tercera actuación, la calle Seminario, con lo que van a condenar parte de la calle", apuntó.

En estos momentos, y tras haber modificado por cuestiones técnicas los planes previstos, la obra de la calle Mayor ha rebasado la puerta del ayuntamiento. Esto supone haber dejado inutilizadas al tráfico rodado las calles del Obispo y Carmen, y parte de Echegaray. La próxima semana, posiblemente, la actuación se adentrará en la tercera manzana, lo que se traducirá en el cierre total o parcial de dos nuevas calles, Zocotín y Ramón y Cajal.

Además de estas obras, hay que señalar otras intervenciones que se están desarrollando en estos momentos en diferentes zonas del casco histórico, como la construcción del aparcamiento subterráneo de la plaza Biscós y varias promociones que dificultan aún más el paso de los peatones por el corazón histórico de la ciudad.