En el 2007, cada ciudadano aportará a las arcas del Ayuntamiento de Zaragoza 569 euros en concepto de tasas e impuestos como el de bienes inmuebles (IBI), circulación, agua o basuras. La subida oficial de estos tributos, que se aprobará este mes en el pleno municipal, es del 4%, pero el aumento de la población de la capital y la construcción de nuevos pisos hará engordar por encima de este porcentaje la cantidad de ingresos fiscales que consigue el consistorio.

Según el último censo, Zaragoza cuenta con 660.895 vecinos, 10.303 más que en el 2005. Además, la nómina de viviendas, edificios y locales que pagan contribución urbana ha crecido y en este ejercicio habrá 11.212 recibos de más. En total, serán 440.671.

A la ciudad siguen llegando inmigrantes extranjeros, que aumentan el número de habitantes, y la espiral de la construcción de viviendas no cesa. Estos factores de dinamismo social y económico se han unido al fuerte tirón de los impuestos aplicado por la coalición municipal PSOE-CHA desde el año 2003, y de esta mezcla se ha beneficiado la caja tributaria del consistorio.

POR ENCIMA DE LOS 150 EUROS EXTRA De los 257 millones de euros que se recaudaban en el 2003 por tasas y otros tributos locales, pagados por vecinos, comercios y empresas, se ha pasado a los 376 que se facturarán en el 2007, según el proyecto del presupuesto municipal. En euros por persona, en el ejercicio del 2003 el recibo tributario local salía en Zaragoza por 411 euros, mientras que el año próximo, aun repartiéndolo entre más gente por el aumento de la población, se situará en 569 euros, casi un 40% más.

Si este año el dinero de los impuestos le servirá al ayuntamiento para cubrir el 53% de su presupuesto total, en el 2007 el porcentaje se rebajará, pero de forma mínima. En las cuentas del año que viene, recién aprobadas por la Junta de Gobierno municipal, se establecen ingresos y gastos por valor de 732 millones de euros, y el total de los tributos será de 376 millones, algo menos de la mitad de la cifra de gestión anual del consistorio.

SE PAGA CON PUNTUALIDAD Economía y Hacienda cuenta, además, con otra baza importante: los impagados se han reducido al mínimo por las campañas masivas de embargo de cuentas, que hacen difícil para el ciudadano corriente escapar de las obligaciones fiscales. La insistencia para que los zaragozanos domicilien sus recibos ha ayudado también a la mejora de la recaudación.

En el 2007, sin embargo, la tranquilidad que da a las cuentas municipal contar con un amplio colchón tributario no impedirá que se opte por incrementar la deuda a largo plazo, que en lo últimos años se ha tratado de contener.

Según la previsión presupuestaria, el año próximo se pedirán 82,5 millones de euros a los bancos, 28 millones más que en el presente ejercicio.