Las familias de Calatorao dispondrán a la vuelta de las vacaciones de Navidad de más aulas destinadas a la escuela de educación infantil para niños de uno a tres años. A mediados de septiembre comenzaron las obras para adecuar un aula del nuevo centro de día --todavía en desuso-- con esta finalidad ante la falta de espacio para atender toda la demanda actual. Las obras tendrán que estar acabadas a mediados de diciembre y las instalaciones, listas para estrenar después de las vacaciones navideñas.

La adecuación de una zona de la planta baja del centro de día como guardería es una medida provisional adoptada para hacer frente a las listas de esperas existentes. La demanda es especialmente significativa entre los niños más pequeños, lo que implica que el próximo curso el número de alumnos se mantendrá o aumentará.

LISTAS DE ESPERA En la actualidad, el municipio tiene dos aulas de guardería situadas en distintos lugares. La de uno a dos años se encuentra en la casa de Cultura y "ya no reúne las condiciones" ni por espacio ni por adaptación a las normativas aunque, según afirma la concejala delegada de estas instalaciones, Adoración Izquierdo, "ha dado un buen servicio hasta ahora". En esta aula se da servicio a trece niños y hay una lista de espera, por el momento, de siete alumnos.

La clase para niños de dos a tres años se desarrolla dentro del colegio público. Aquí hay 20 alumnos, el máximo permitido, y alguna solicitud en lista de espera.

El objetivo del consistorio con las nuevas instalaciones es que a partir de enero se puedan crear dos aulas para niños de primer curso y tener una disponible para hacer un desdoble de la clase del segundo. Las obras en el ala del centro de día permitirán la creación de tres aulas con baños, una sala de usos múltiples, espacios para los profesores y un office. La concejala aseguró que la clase que se encuentra en el edificio del colegio se mantendrá.

En todo caso, esta va a ser una medida provisional porque la idea a "medio plazo" es hacer una escuela infantil completa, también con comedor. Lo que de momento se descarta es la posibilidad de ampliar el servicio a niños menores de un año, porque "no hay demanda significativa para crear un aula" y porque eso supondría una ampliación del personal, financiado a través de un convenio con el Gobierno de Aragón.

Este mismo organismo se ha encargado de cubrir la mayor parte de la inversión necesaria para adecuar el centro de día como escuela infantil, otorgando 120.000 euros para esta finalidad. El ayuntamiento se decidió por esta opción porque había un espacio diáfano.