Un determinado porcentaje variable de enfermos que acuden a los servicios de Urgencias necesitan ser ingresados tras su paso por estas instalaciones. Cada día del fin de semana, el servicio de Urgencias del hospital Miguel Servet necesita que suban a planta 45 pacientes. Sin embargo, apenas hay altas durante estos días, lo que ocasiona que los pacientes permanezcan en el servicio hasta que llega el lunes --ayer, una mujer estaba esperando cama en planta desde el sábado-- y se intenta desbloquear con las nuevas altas de un día laborable. A pesar de ello, es a partir del jueves y, sobre todo, el viernes, cuando los médicos mandan a los enfermos a casa.