El consejero de Medio Ambiente de la DGA, Alfredo Boné, logró ayer el compromiso de los gobiernos europeos para estudiar medidas con las que combatir los efectos de las especies invasoras en general y del mejillón cebra en especial. Boné intervino en el Consejo de Ministros del ramo celebrado ayer en Luxemburgo, donde le cedió el uso de la palabra la representante española, Cristina Narbona.

Boné reclamó un enfoque comunitario para tratar la problemática de las especies alóctonas. Y propuso tres líneas de trabajo a la UE: coordinar las investigaciones que están efectuando las administraciones de cada Estado sobre la materia, crear un marco legislativo común --debería abarcar materias como el comercio de especies exóticas, apuntó-- y abordar procesos de participación social para definir las normas de actuación.

La propuesta recibió el apoyo expreso de los ministros de seis países: Bélgica, Dinamarca, Letonia, Malta, Polonia y Portugal. Ninguno se manifestó en contra. Al terminar, se pronunció la Comisión Europea, cuyos representantes anunciaron para el año que viene la elaboración de un marco normativo común sobre las especioes alóctonas y el inicio de consultas con los estados miembros sobre su contenido.

Boné no reclamó a loos responsables comunitarios financiación para combatir el mejillón cebra. Fue una decisión estratégica, explicó. Ayer se trataba de convercerles de la existencia de un problema para que comenzaran a tomar conciencia.

La ministra española, Cristina Narbona, sí habló de dinero. Señaló que los estudios sobre esta especie invasora pueden ser financiados con cargo al Fondo de Investigación Tecnológica de la UE, dotado con 2.000 millones de euros y en el que desde este ejercicio participa España.

El próximo mes de diciembre, la Sectorial de Medio Ambiente --órgano que reúne a los responsables ministeriales y autonómicos del ramo-- tiene previsto aprobar la estrategia española para combatir los efectos del mejillón cebra, que incluirá medidas de varios tipos. La documentación será remitida a las autoridades comunitarias, señaló Boné.

El consejero se mostró satisfecho con el resultado de la reunión. "En la práctica, lo han aprobado", dijo, cuando llegaba al Consejo como penúltimo punto del orden del día, dentro del apartado de varios.

"Hemos cumplido el objetivo, que era que Europa cogiera el guante", señaló. No obstante, anotó que "esto es una carrera por etapas. La primera la hemos cubierto más satisfactoriamente de lo que esperábamos".