El accidente de un bus escolar que se dirigía al Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Ítaca, en el barrio zaragozano de Santa Isabel, provocó ayer 28 heridos, uno de ellos grave. El suceso se registró a las 08.15 horas en la A-129, a su paso por el término municipal de Villamayor, después de que el autocar, de la empresa Therpasa, hubiera recogido a 50 estudiantes de Leciñena y Perdiguera.

Los hechos ocurrieron a la altura del kilómetro 13,7 de la citada carretera, cuando el autobús se salió por el margen derecho de la carretera a la salida de una curva poco pronunciada. El vehículo recorrió un largo trecho de un campo hasta chocar contra un talud.

El tramo de carretera tiene buena visibilidad y el firme está en buenas condiciones. Según testigos de los hechos, la propia conductora manifestó tras el accidente que este se había debido a un despiste.

En su recorrido campo a través, el autocar evitó una arqueta y un pino. De haberse producido una colisión, el vehículo hubiera volcado y las consecuencia del choque hubieran sido más graves.

Inmediatamente se trasladaron al lugar de los hechos unidades de bomberos y ambulancias, así como familiares de las víctimas, que llevaron a varios de los afectados al Centro de Salud de Villamayor, donde fueron asistidos de lesiones leves.

Según fuentes del Gobierno de Aragón, en el hospital Infantil fueron atendidos 17 niños, de los que uno quedó ingresado con fractura de fémur y los demás fueron dados de alta a lo largo de la mañana. Otros cinco fueron trasladados al hospital Royo Villanova y cinco más al Miguel Servet.

HOSPITALIZADOS Estas mismas fuentes señalaron que a última hora de la tarde se encontraban hospitalizados tres niños y tres niñas, y otros dos estaban en observación. A estos últimos se esperaba darles el alta antes de la noche.

La conductora del autobús accidentado, de 27 años, fue atendida de diversas lesiones en la Mutua de Accidentes de Zaragoza, sin que requiriera ser hospitalizada.

El IES Ítaca tiene escolarizados a 1.032 alumnos de primero de ESO a segundo de Bachiller, que residen en los barrios rurales de la zona y en localidades como La Puebla, Pastriz, Villamayor, Perdiguera y Leciñena.

Según explicó su director, Luis Vecino, en el autobús tenían que viajar 50 escolares, 31 de Leciñena y 19 de Perdiguera, con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. El accidente no obligó a interrumpir las clases.

Los padres de los niños heridos comentaban el exceso de velocidad que suele llevar el autobús accidentados. Las familias afectadas no descartan tomar medidas legales si se demuestra esta hipótesis como origen del siniestro. "Si hay que tomar medidas se hará", explicó uno de ellos. En cualquier caso, algunos de los padres aseguraron que estudiarán la situación con la dirección del instituto y analizarán con detalle los informes policiales pertinentes antes de tomar una decisión.