El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza está dejando morir el Plan Integral del Casco Histórico. A esta conclusión ha llegado el Partido Popular después de ver cómo, por segundo año consecutivo, la inversión presupuestada para revitalizar este sector no alcanza ni la mitad de lo prometido cuando se presentó el PICH 2005-2012. Si este año se tenían que haber gastado 31 millones, se presupuestaron 14,5. Y para el 2007, de los 57,4 millones que marcaba el documento, solo se contemplan partidas por valor de 13,8. Menos incluso que en el presente ejercicio.

"Este recorte es un desprecio al Casco Histórico y demuestra que el equipo de gobierno no tiene ninguna intención de sacarlo adelante. Cuando se acabó en el 2004, Chunta ni siquiera tenía intención de prorrogarlo y solo lo hizo cuando el alcalde Juan Alberto Belloch, después de ver el malestar de los vecinos del Casco, dio la orden de crear un nuevo Plan Integral que le diese continuidad. En el fondo, no se lo creen", acusó el concejal del PP, Pedro Jato.

Como argumentos de la falta de compromiso del equipo de gobierno, Jato citó la escasa inversión en revitalización social y la falta de sensibilidad para situaciones como la que se vive en el centro cívico de la calle Las Armas. "Las personas mayores tienen que subir escaleras para ir al aseo porque el local no está adaptado", apuntó el concejal.

Su partido presentó recientemente 18 alegaciones al Plan Integral del Casco Histórico, que el equipo de gobierno ha incorporado al documento. Este se aprobará de forma definitiva en el próximo pleno del Ayuntamiento de Zaragoza del mes de noviembre.

Ante estas críticas, el concejal responsable de Planes Integrales, Agustín Martín, subrayó que por primera vez se incluyen en el presupuesto partidas para acometer los equipamientos del entorno del antiguo convento de San Agustín. Estos son el centro cívico (que incluye la rehabilitación del antiguo edificio, la mejora del albergue municipal y diversos espacios culturales), otro centro de infancia y juventud en la misma zona y la escuela infantil Bruil para niños de 0 a 3 años.

"Todos estos proyectos están en fase de redacción o de inminente redacción y son de nueva creación. Equipamientos que nunca han figurado en ningún sitio", remarcó el responsable de Planes Integrales. Martín explicó además que a la financiación que aparece en el presupuesto deben añadirse otros 4 millones de euros que se sufragarán a través de un convenio entre el Ayuntamiento de Zaragoza y la sociedad Expoagua. "Este dinero se invertirá en la mejora de la escena urbana del Casco, independientemente de que sea PICH o no. Hay que adaptarse a la situación actual del consistorio y es lo que hacemos, aunque por supuesto que no renunciamos a otras fórmulas extraordinarias de financiación, como la del convenio con Expoagua", valoró Martín.