La nueva ordenanza municipal que regula las distancias mínimas entre los bares se aprobará hoy en el Consejo de Pleno de Urbanismo. A pesar de que en su momento la normativa generó polémica y de que afecta a 2.100 bares de la capital aragonesa, solo se han presentado tres alegaciones a un documento que permitirá a los locales que están en zonas saturadas hacer obras de mejora y rehabilitación y solicitar el cambio de categoría de un establecimiento.