Y uno y dos. Al ritmo de esta voz, un grupo de mujeres realiza sus ejercicios de gimnasia de mantenimiento en el pabellón Actur V. Las clases podrían resultar más amenas si sonase de fondo alguna canción de moda, pero no es posible porque las instalaciones todavía no disponen de suministro eléctrico. No hay luz y tampoco funcionan los enchufes.

"Los grupos de gimnasia que vienen por la mañana y los chavales de los colegios de alrededor no tienen problema, porque las clases se realizan con luz natural. Pero ahora que ya empieza a oscurecer tarde, las mujeres que acuden a gimnasia de mantenimiento de siete y media a ocho y media lo pasan peor. Tal vez haya que suspender la sesión", explica Pepa Huerta, miembro de la Asociación de Mujeres Boira Boixa. Este colectivo cuenta con cuatro grupos de gimnasia con 35 personas inscritas en cada uno de ellos.

El problema no es nuevo. Se viene arrastrando desde el mismo día en el que se abrieron las puertas del pabellón. Nunca ha habido electricidad y tampoco suministro de gas, que permita calentar el agua de los vestuarios y los lavabos.

"Nos hemos quejado en varias ocasiones al personal de las piscinas municipales de al lado, que son quienes se encargan también del mantenimiento del pabellón, pero nos dicen que es un problema con la empresa eléctrica y que lo solucionarán pronto", añade Pepa Huerta. Mientras esto ocurre, el grupo de gimnasia de la tarde se ve obligado a realizar los ejercicios de mantenimiento en el exterior del pabellón, en las pistas de la piscina pública del Actur, anexas al centro deportivo.

Desde la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza confirman la existencia de un retraso en la tramitación de la solicitud del servicio eléctrico, pero aseguraron que la empresa se ha comprometido a dar de alta la luz esta misma semana. Dos meses después de su entrada en funcionamiento.

Durante todo este tiempo, la asociación ha pagado al consistorio la tasa correspondiente por el uso de las instalaciones: 7,20 euros por hora. "Estamos esperando ahora una reunión con la Concejalía de Deportes para ver si nos reducen la tarifa, porque somos más de cien personas que hacemos un uso continuado de las instalaciones durante todo el año y entendemos que se podría llegar a un acuerdo", plantea Huerta. Y recuerda que paciencia se ha tenido ya bastante durante estos meses.