Esta administrativa asegura que ya ni intenta pedir ayudas para sus tres hijas tras los primeros rechazos, y eso que el gasto anual va creciendo conforme pasan los años

La sorpresa de Ana Isabel Cruz ha sido mayúscula cuando se ha puesto a echar cuentas del gasto que le suponen al año sus tres hijas, de 14, 8 y 6 años. Contando con el colegio, que es concertado, las actividades extraescolares, la academia de inglés, los uniformes y demás ropa de armario, el campamento de verano, las vacaciones con los padres, el móvil que desde hace poco lleva la mayor, la paga, los gastos de alimentación y extras como el dentista, la factura anual es desbordante. "Criar a mis hijas me cuesta unos 24.000 euros anuales", dice.

Con este presupuesto, no es de extrañar que Ana Isabel trabaje en la actualidad la jornada completa como administrativa, porque "la reducción de salario no conlleva la reducción de gastos". Además, lamenta que, a pesar de ser familia numerosa, cuando ha buscado ayudas o becas para sus hijos nunca ha cumplido con los requisitos, por eso ya ni lo intenta. "Dedicas un tiempo y un papeleo inútil. Y, al final, necesitas estar en una situación extrema y con unos niveles de renta muy bajos para que te la concedan. Hace tiempo que ya no sé ni a lo que puedo optar", afirma.

Costes

Pero, por muy impresionantes que parezcan estas cifras, un informe de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (Ceacu), publicado este mes, revela que en España criar un hijo hasta los 18 años cuesta entre 98.000 y 310.000 euros. Y que anualmente, las medias anuales oscilan entre los 5.455 y los 16.737, dependiendo también de la edad de los pequeños.

"Está claro que la cantidad que nosotros gastamos en nuestras hijas no está al alcance de muchos. Y eso que tampoco somos una familia que compre ropa en tiendas caras. Y que tenemos la suerte y la ventaja de que las niñas llevan uniforme. Nosotros creemos en el principio del control. Que nuestras hijas conozcan la economía de la casa y lo que las cosas cuestan", explica.

Según el estudio de Ceacu, el esfuerzo que hoy realizan los hogares españoles es un 10% mayor al de hace seis años. "Todo ha subido mucho de precio desde la entrada del euro. Nosotros no establecemos un presupuesto, sino que vivimos al día marcando las prioridades. Por lo que un día tocará un capricho y otro día no", comenta esta mujer.

Ana Isabel lleva cinco años viviendo junto a su marido, electrónico de profesión, y sus hijas en María de Huerva. "En la Comunidad de Madrid teníamos una serie de servicios que aquí son difíciles de conseguir o muy costosos. Como la red de cercanías, por ejemplo. Los autobuses que unen María con Zaragoza son muy escasos. Pero, por otro lado, hemos ganado en calidad de vida", argumenta.

El ejemplo de esta familia puede aterrorizar a las parejas que quieran más descendencia, ya que el problema no está únicamente en la carestía, sino en la falta de ayudas. "Por ser familia numerosa tenemos ventajas en la compra de coche, en la adquisición de vivienda, si viajamos con Renfe y en algunas empresas con el carnet familiar. Pero es mínimo si sumamos lo que cuesta la vida, la hipoteca, la gasolina, etc", argumenta.

Además, el informe de Ceacu confirma que el gasto es mayor cuanto mayor es el niño. Por lo que el esfuerzo familiar, en lugar de menguar, sigue creciendo conforme pasa el tiempo.