El teniente de alcalde de Participación Ciudadana, Antonio Becerril, utilizó ayer los datos del estudio para cargar contra los comerciantes del Rastro que durante los últimos seis meses han pregonado las pérdidas económicas que les supuso el traslado al entorno del Príncipe Felipe. "Viendo que la clientela continúa acudiendo al mercadillo, queda bien claro que quien quiere trabajar, monta su puesto y se gana la vida, pero quien no quiere, no lo hace ni aquí ni en ningún otro lugar", dijo. Los tildó de "demagogos" y "absentistas".