El vicepresidente del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, consideró ayer peligroso que "el Gobierno de Madrid se limite a dar el gustito" a las comunidades autónomas que presionan para conseguir más fondos, porque entonces "todos tendremos que hacer lo mismo, y eso sería malo". Biel se refería al acuerdo alcanzado entre el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, para rebajar a tres años el plazo que fije el próximo Estatuto de Autonomía para que el Estado liquide la denominada deuda histórica.

La comunidad aragonesa ha demandado ante el Tribunal Supremo al Gobierno central tras desestimar éste el pago de 430 millones de euros que la DGA considera que ha dejado de recibir por las rebajas del IRPF. Es lo que se conoce como "las mermas tributarias". Biel explicó respecto a ese dinero que si hubiera alguna posibilidad de negociación para cobrarla, "bienvenida sea", pero hasta ahora "lo que se ha hablado con el ministerio (de Economía) no ha tenido éxito, y por eso hemos tenido que recurrir a los tribunales".

El vicepresidente también se refirió a los acuerdos relativos a inversiones en Cataluña "que al parecer se han alcanzando" durante el trámite parlamentario de los Presupuestos Generales del Estado, porque "eso irá en detrimento de otras comunidades autónomas. Todo lo que consigue una comunidad de más, lo reciben otras de menos".

En este sentido, advirtió de la gravedad de que "quienes hemos formalizado un recurso para obtener algo que es justo, al final no lo obtuviéramos porque otras comunidades autónomas se dedican a repartir la tarta de otra forma. Eso es muy peligroso para la unidad del Estado y para el concierto entre las comunidades autónomas".

MÁS CONTUNDENCIA Por su parte, Chunta Aragonesista reclamó al presidente de la DGA, Marcelino Iglesias, más contundencia para reclamar el dinero de las mermas tributarias.

El diputado de CHA en el Congreso, José Antonio Labordeta, pidió además al PSOE "que eche el resto" en este sentido para que puedan fructificar las negociaciones entre ambas administraciones y pidió a Iglesias que sea más audaz a la hora de reivindicar esa deuda.