El hijo biológico de Inmaculada Echevarría, la mujer de 51 años que sufre distrofia muscular progresiva e irreversible y que ha pedido la eutanasia, es contrario al deseo de su madre de desconectar el respirador que la mantiene con vida. Prevé visitarla en las próximas semanas y, si accede y es posible, traerla con él a Zaragoza, donde reside. La mujer permanece ingresada en el hospital de San Rafael de Granada.

El hijo de Echevarría, que prefiere no hacer pública su identidad, explicó a Europa Press que no comparte la decisión de su madre, si bien entiende que "hay que respetarla". En cualquier caso, según avanzó ayer Onda Cero, será cuando mantenga un encuentro con su madre biológica cuando decida qué hacer finalmente.

Según manifestó, el hombre, que tiene 26 años, conoció a su madre biológica hace dos años, ya que fue dado en adopción, y tras conocer por la prensa su decisión de "morir sin dolor" ha vuelto a retomar el contacto telefónico con ella, a la que encuentra "a veces triste y otras más contenta al hablar conmigo". A consecuencia de diversos problemas y una "depresión" que ha padecido, el descendiente de Inmaculada no mantuvo un contacto periódico con su madre tras conocerla, hasta ahora.

El hijo de Inmaculada no ha hablado con el representante legal de su madre porque desea hacerlo personalmente con ella antes de cualquier petición.