Seis inmigrantes de nacionalidad portuguesa resultaron ayer heridos, tres de ellos con pronóstico muy grave, tras colisionar la furgoneta en que viajaban con un camión en la localidad zaragozana de Quinto, según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón.

El accidente se produjo a las siete media de la mañana a la altura del kilómetro 194,50 de la carretera N-232, en la travesía de la citada población, y la vía permaneció cortada al tráfico durante unas dos horas hasta que se retiraron los dos vehículos afectados y trasladados a un almacén de Zaragoza. La Guardia Civil de Tráfico está investigando las causas del suceso, sin que se hayan podido determinar todavía, aunque el firme estaba en buenas condiciones y el tramo donde ocurrió tiene buena visibilidad.

Los heridos, cuyas identidades no fueron facilitadas, fueron trasladados a los hospitales Clínico, Miguel Servet, y Royo Vilanova y a la clínica de la Mutua de Accidentes de Zaragoza (MAZ), en la capital aragonesa. El conductor del camión, de nacionalidad española, resultó herido leve en el siniestro.

Los seis inmigrantes residen habitualmente en Escatrón y se trasladaban todos los días hasta la capital aragonesa, donde están contratados por una empresa de construcción. Fuentes vecinales explicaron a este periódico que con este mismo grupo de ciudadanos portugueses residía otra persona de las misma nacionalidad recientemente fallecida al ahogarse en el río Ebro.

COLISIÓN Por otra parte, una persona resultó gravemente herida el pasado lunes como resultado de una colisión entre dos turismos en el término municipal oscenses de Torrente de Cinca.

Según informaron fuentes de la Subdelegación de Gobierno en Huesca, el accidente se produjo a las 20.50 horas, a la altura del kilómetro 320,500 de la carretera N-211. Al parecer, los dos vehículos implicados, un Citroën ZX y un Renault Clio, colisionaron lateralmente y ambos salieron de la calzada, volcando posteriormente.

Como consecuencia de este accidente sufrió heridas de gravedad el conductor del primer vehículo, de 37 años y vecino de la localidad catalana de Belpuig, siendo trasladado al hospital Arnau Villanova de Lérida. El otro conductor resultó ileso.